Plastificado de pisos

Técnicas propias

Nuestra amplia experiencia sumada a la tecnología y los productos industriales utilizados en el proceso dan como resultado la protección prolongada de las superficies tratadas.

Mantenimiento. Limpieza

La practicidad del plastificado reside en la simplicidad del matenimiento con un esfuerzo mínimo.
Solamente pasando un trapo húmedo casi seco (NO mojado) bastará para que el piso mantenga el aspecto original.

Es importante no mojar las superficies ni utilizar productos químicos.

Puede aspirarse el polvillo o retirarse con escobillón y al pasar el trapo el piso volverá a tener el tono natural.

Duración: Vida útil de un plastificado de calidad

Es muy difícil estimar el período de duración pues esto depende del tipo de ambiente (ej: dormitorios, pasillos) y del cuidado que tengan los usuarios (ej: arrastrar muebles sin topetinas). Puede ser 8, 10, 15 años o ninguno.
El producto es altamente resistente y debe tener una larga vida útil. Se sugiere proteger la superficie contra la abrasión provocada por la rotación de muebles colocando debajo de estos topetinas de fieltro (no de goma).

Pueden encontrarse en los comercios topetinas de fieltro de varias medidas listas para colocar provistas de autoadhesivo.

¿Por qué no es recomedable usar productos de limpieza?

La laca poliuretánica utilizada es de altísima calidad y sólo requiere para su limpieza un trapo húmedo casi seco.
Los líquidos limpiadores comerciales que se consiguen en supermercados y que supuestamente son «para pisos plastificados» contienen ácidos y solventes lo que acorta notoriamente la vida útil del piso. En el caso de elegir usar algún producto tendría que ser neutro.

¿Qué ocurre luego de años de uso? Cómo se renueva

Las lacas poliuretánicas de calidad que utilizamos son resistentes y soportan años de uso dando una protección completa.
Con el paso del tiempo llegará el día en que comience un pequeño desgaste en la capa superficial.
Cuando se observe esto NO hay que volver a pulir y rehacer el proceso completo, simplemente se realiza un procedimiento donde se quita ese desgaste superficial y se homogeiniza todo el piso (en minutos y casi sin polvo). De esta forma se aprovecha todo el plástico que tuvimos siempre sumado a la nueva mano que se aplicó. Así no tenemos que desgastar el piso con repulidos y logramos renovarlo sin molestias y con una inversión mínima.

Observación: si se han aplicado productos limpiadores, grasas o ceras NO se puede hacer este procedimiento ya que la laca no se adhiere debiendo volver a pulir todo el piso para quitar los restos.

Las lacas poliuretánicas económicas no resisten la renovación pues rápidamente se desgastan y descascaran.

¿Plastificado o encerado?

La cera se puede utilizar para mejorar la presentación de pisos dañados que no están en buenas condiciones para plastificar.
Cualquier ama de casa conoce el trabajo que conlleva mantener un piso encerado.
Las preferencias personales del cliente son respetables y la cera da una terminación rústica con un tono mate muy característico, pero no tiene comparación con el plastificado.
Los pisos encerados no tienen ninguna protección contra el desgaste, agresiones o agua.
El plastificado protege y sella el piso manteniendo su belleza original sin ningún trabajo para mantener o limpiar.

A priori, el costo de plastificar un piso parecería muy superior a solamente pulirlo para encerarlo.
Para analizar esto, no olvide considerar no solamente el costo sino el trabajo que demanda el encerado. Aunque solamente calculando las latas de cera que necesitaría en un año para mantener su piso le darán una idea más cercana del costo real / beneficio.